Medicina Alternativa

La esclerosis múltiple es reconocida como una enfermedad autoinmune.
Teniendo en cuenta esto las toxinas ambientales, el ambiente en general y la nutrición toman roles muy importantes.

El agua que consumimos debe de ser un agua limpia, libre de fertilizantes, pesticidas, residuos de fármacos y metales pesados.  Todos estos pueden alterar nuestro sistema inmunológico.  No debemos consumir agua hervida directa del caño.
El agua embotellada es una opción, pero dependeríamos de los entes reguladores para garantizar su calidad.  La opción, en mi opinión, más adecuada es usar un buen filtro de agua, que elimine estas impurezas.

Lo que comemos es muy importante para mantener un sistema inmunológico sano.  No solo para proporcionar los nutrientes adecuados para el buen funcionamiento, además debemos tomar en cuenta la posibles toxinas que podemos ingerir al consumir alimentos procesados.

Los alimentos procesados contienen presevantes, colorantes, edulcorantes, en general moléculas ajenas que  generan una carga sobre nuestro organismo, esto si repercute en el sistema inmunológico.

El hígado, uno de los principales filtros de nuestro cuerpo se puede sobrecargar de trabajo al tratar de eliminar fármacos, alcohol, preservantes, colorantes, entre otros.  Este estrés también afecta nuestro sistema inmunológico que tiene que liderar con más moléculas extrañas en nuestro cuerpo.

Un ejemplo de una molécula que altera el sistema nervioso es el glutamato monosódico.  Este producto conocido como “potenciador de sabor” no es más que esto, algo para que el producto que se este vendiendo sepa mejor.  No tiene ningún beneficio nutricional y por el contrario es conocido como una “exito-xina”, este terminó se le dio porque genera excitación a nivel neuronal al punto de poder generar la muerte de la neurona. 

EL consumo de productos procesados puede interferir con el desarrollo normal de nuestra flora intestinal, la cual es nuestra primera barrera de protección a nivel de el intestino, al perder esta protección podemos dar paso al ingreso de bacterias “malas” y otros agentes negativos para nuestra salud, los cuales aumentan los niveles de toxicidad en nuestro cuerpo y pueden llegar hasta permitir el paso a la sangre de sustancias tóxicas y moléculas grandes que no deberían de estar ahí.   En ese momento son detectadas por nuestro sistema inmunológico el cual puede empezar a atacar nuestro propio cuerpo.  Los edulcorantes artificiales afectan la flora intestinal.

Estos son solo algunos ejemplos de muchas injurias que podemos estar ejecutando sobre nuestro organismo de manera diaria sin necesariamente saberlo.
Si desintoxicamos nuestro organismo, mantenemos una flora intestinal adecuada y comemos, en general, de forma balanceada tendremos un sistema inmunológico con menor carga y más eficiente.

Un terapia no será exitosa si no es acompañada de una buena y completa instrucción nutricional.  Cada quien debe ser responsable de su salud.

Dr. Alessandro Lanata Dentone
Medicina Integrativa
Health.com.pe
https://www.facebook.com/drlanata